viernes, 7 de abril de 2017

HABLAR CORRECTAMENTE

"Deberíamos pensar que nuestras palabras son instrumentos de curación".

De acuerdo con el principio budista del discurso correcto, uno debería saber siempre cuándo decir la verdad y cuándo abstenerse de hablar si eso va a provocar algún dolor u ofensa al interlocutor.
La intención del discurso correcto es asegurarnos que nuestras palabras se usen sólo de un modo que ayude a los otros, que no los lastime, lo que supone hablar siempre con discreción y compasión.
Por supuesto, el discurso correcto puede ser difícil de practicar si, como todos los seres humanos,  nos dedicamos a la tentadora actividad de andar curioseando, juzgando, analizando y dándoles consejos a los otros.
El discurso correcto también es difícil de aceptar si estamos convencidos  que podemos limpiar el mundo con el balde y la escoba de nuestra sabiduría y nuestras opiniones. En otros palabras, hablar correctamente supone un cierto grado de deflación.
Cuando tomamos conciencia de cómo y cuándo usar o no usar las palabras y los efectos de nuestras opiniones sobre los otros, nos vemos obligados a volcar nuestra atención hacia adentro y pensar antes de hablar.
Tome conciencia de la forma cómo usa las palabras. Trate de practicar el arte de hablar correctamente, aunque sea por un día, absteniéndose de hablar y juzgar a los otros o de decir algo que pudiera herir.
REFLEXIÓN
Elija cuidadosamente las palabras, sabiendo que harán camino en la mente y el corazón de los otros.

lunes, 2 de enero de 2017

EL SILENCIO DESPUÉS

"Siéntete realizado y vuelve a casa
al silencio después...
El silencio que vive en la hierba
en el interior de cada grano
en el espacio azul
entre las piedras".
Rolf Jacobsen: "El silencio después".

¿Qué familiaridad tenemos con el verdadero silencio? El "silencio después" que describe el poeta noruego, Rolf Jacobsen, es quizá una metáfora del silencio del alma unida por fin a Dios en la más profunda contemplación. Fabricar en nuestras vidas espacios de quietud, nos da la posibilidad de ir más allá de las demandas y limitaciones de nuestro ser físico y mental, y reconectarnos con el centro divino. 
Siempre podemos encontrar unos pocos momentos del día para estar callados y en reposo, para aquietar nuestras mentes y escuchar el susurro de las hojas, el gorjeo de los pájaros y el silvido del viento.
Si queremos, podemos llegar todavía más hondo, hasta el silencio posterior, la misteriosa quietud en el centro de nuestro ser que se regocija en el sonido inaudible de ese latido del corazón universal que resuena en los profundo de cada uno de nosotros.
Encuentre la alegría del silencio. Crezca en la quietud y esté siempre expectante de los sonidos que lo rodean. Escuche su respiración; compruebe si puede escuchar los latidos de su corazón. Ahora trate de pasar a una mayor quietud. Conviértase usted mismo en su respiración y en los latidos de su corazón.
REFLEXIÓN
En el silencio después percibo la gloria de la divina perfección.

jueves, 20 de octubre de 2016

EL MÉRITO

"Todos merecemos la debida atención".


Algunas personas desean conectarse profundamente con los ángeles, pero se mantienen a distancia porque sienten que no son merecedoras de recibir consejo de esos seres sagrados. 
Creer que no somos aptos para recibir lo que por nacimiento humano y derecho propio nos corresponde, es una forma egoísta y muy limitada de ver las cosas.
No debemos olvidar que no sólo somos un cuerpo y una mente. También somos almas en constante contacto con los ángeles. Los ángeles no juzgan, no andan buscando faltas, no miden nuestra santidad, y jamás nos pedirán que demos prueba de nuestro mérito ante ellos o ante el mundo. Lo sepamos o no, todos tenemos mérito.
Si a veces usted siente alguna falta de mérito, ¿qué podría hacer para cambiar ese sentimiento? Es una pregunta engañosa, porque realmente no podemos hacer nada para probar o lograr mérito. No necesitamos cambiar o hacer las cosas de manera diferente.
Sólo necesitamos reconocer y comprender que ya por naturaleza tenemos valor, y que podemos  ser útiles para nosotros mismos. No se reproche por algo que no existe. Dése un respiro y sepa en lo profundo de su corazón que usted es más que merecedor de la atención divina.
REFLEXIÓN
Sé que estoy en terreno santo y que siempre merezco la atención de los ángeles.

martes, 13 de septiembre de 2016

ESCAPAR

"No se vaya como un loco, simplemente, váyase".

Una de las pruebas más difíciles en la vida es encontrar a gente en cuyos dramas personales nos vemos de pronto interviniendo, jugando un papel que no teníamos previsto. Si ellos se quejan todo el tiempo, nosotros nos vamos acostumbrando a dar consejos. Si nos atacan, emprendemos la retirada, Cualquiera sea el juego terminamos por gastar en frustración o rabia nuestro valioso tiempo y energía.
Los ángeles tienen una solución muy simple para esa gente a la que la razón no parece hacerle efecto: huir de ellos (no con rabia o temor, sino con neutralidad).
Si usted siente temor o culpa por el hecho de huir, recuerde que la firme decisión de impedir que esa gente le robe energía o lo atrape en el pantano de sus vidas no significa cobardía o dureza de corazón, sino todo lo contrario: valentía, compasión y sabiduría.
Si alguien en su vida le causa frustación innecesaria, no trate de pelearse, ni de esgrimir razones. Simplemente váyase del campo negativo de esa persona. Si tiene que estar con ella en el mismo cuarto en su casa, o en la misma oficina, todavía tiene la posibilidad de poner un escudo psíquico entre ustedes. Sonríale y no diga nada, o dígale al menos, con tranquilidad y firmeza: "No creo que por ahora te pueda ayuda ser de ayuda" y retome sus actividades.
REFLEXIÓN
No tengo que dejarme influenciar o intimidar por la negatividad. Siempre puedo escapar de ella.

miércoles, 10 de agosto de 2016

¿GUÍADO O CONDUCIDO?

Ser conducido significa se llevado en una determinada dirección. Cuando somos conducidos hacia algo que nos gusta, es porque atrajo nuestro interés. Podríamos preguntarnos si la vida nos guía o nos conduce.
Si somos guiados queremos estar en el asiento del conductor y avanzar por nosotros mismos. Por otro lado, si somos conducidos a la vida, dejamos que los ángeles y un poder superior nos empujen en determinada dirección, confiando que ése es el camino correcto y gozando de los desvíos y las rutas laterales.
Piense en los diferentes significados del verbo conducir (En inglés también significa dibujar).
¿Cómo se relaciona esto con el hecho de ser conducido a la vida? ¿Cómo queremos dibujar las cualidades que queremos de la vida? ¿Lo haremos cómo los artistas que dibujan la belleza de lo que ven? Considere la posibilidad de hacerse un verdadero artista para dibujar lo que realmente quiere de la vida.
REFLEXIÓN
Estoy preparado para que los ángeles me conduzcan en dirección al cielo.

martes, 19 de julio de 2016

USTED PUEDE SER ALGUIEN MUY ESPECIAL

No necesitamos ser algo especial. Por nuestra condición de seres humanos somos algo especial.


Ahora que se ha despertado un interés colectivo hacia la conciencia angélica, muchos creen que fueron llamados por los ángeles para realizar cosas asombrosas. Esto sólo en parte es cierto.
Cada uno de nosotros es llamado para ser algo verdaderamente asombroso: Ser nosotros mismos y vivir la vida que elegimos.
Algunas veces la vida es algo vulgar y las cartas que nos tocaron en el juego no parecen ser las que queríamos. En ese momento nos sentimos tentados de pensar que somos diferentes y especiales, no como la gente vulgar que nos rodea.
Recién cuando comprendemos que nuestras cosas ordinarias son, de hecho, un poco extraordinarias, estaremos en condiciones de ocupar nuestro lugar especial en el universo.
Fantasee sobre el importante rol que le está destinado aquí en la tierra. Piense cómo lo ángeles lo han elegido a usted, el ser más interesante y especial que podrían encontrar, para hablar con ellos y ayudarlos a que conduzcan el mundo.
Imagine que su vida es más importante que el común de la gente a la que los ángeles sólo cuidan y guían, pero sin hablar con ella. Ahora, sí realmente quiere llegar a un extremo, Imagine que uno de los arcángeles se le acerca y le dice que usted va a hacer una cosa importante. A esta altura posiblemente usted ya se dé cuenta de lo absurdo que es sobrepasarnos en cuanto a nuestra importancia.
REFLEXIÓN
No me dejaré atrapar en una ilusión de singularidad que me saque de la experiencia de ser humano.

viernes, 10 de junio de 2016

LA MADUREZ

"Todos fuimos hechos para mejorar con los años".

Gracias a la madurez aprendemos a usar nuestra mente y conocemos nuestra sensibilidad, aunque la madurez siempre tenga una connotación un poco triste. Nos trae a la mente la imagen de adultos que actúan con sensibilidad, pero ya no tienen alegría. La maduración es, de hecho, el maravilloso proceso natural por el cual desarrollamos inteligencia, capacidad de razonamiento, apertura mental. 
Con conciencia angélica, la madurez no significa que tengamos que dejar atrás nuestra naturaleza siempre un poco infantil. Al contrario, agregamos sabiduría a nuestro niño interior y aprendemos a integrar las preguntas inocentes en nuestra mente de adultos. Los ángeles nos enseñan a apreciar la paradoja de la vida, a gozar de las metáforas e ironías y, especialmente, a encontrarle humor a todo eso.
Si últimamente usted se ha tomado la madurez con demasiada seriedad, ilumínese y tenga un poco de diversión. Ser sensible no significa ser un carcamal. La forma natural de madurar es permitir que nuestra mente se abra más. Lo antinatural es irse haciendo más rígido y encorsetado en nuestros comportamientos. ¿Cómo está madurando usted? Pídales a los ángeles que lo ayuden a madurar de un modo natural. Ellos le dirán como agregarle un poco de gracia a su vida.
REFLEXIÓN
Dejaré que el sentido natural de la maduración abra mi mente y me sensibilice un poco más.